logo

El símbolo de división
Tipografía y notaciones científicas

El signo ÷, que ha servido en español (y otros países mediterráneos) para la progresión aritmética y en los países del norte de Europa para representar la resta se ve cada vez con más frecuencia con el sentido anglosajón de división. Su empleo se restringía, y aun se restringe, en los países de habla inglesa a la aritmética elemental y en texto técnicos y científicos se censura su uso. Por ejemplo,en How to Write a Successful Science Thesis (de Russey, Ebel y Bliefert, Wiley-VCH, 2006) leemos (traducido de la pág. 145):

En composición científica no se debe representar nunca la formación de un cociente con “:” o “÷”.

Este rechazo de ÷ para la división lo podemos ver desde hace tiempo. A principios del siglo XX, Florian Cajori ya exponía el parecer de la Mathematical Association of America en A history of mathematical notations (traducido de la pág. 275):

Como ni ÷ ni :, como signos de división, tienen función alguna en el mundo profesional, parece adecuado considerar solo las necesidades del álgebra y hacer más uso de la forma fraccionaria [es decir, con una línea horizontal] y (donde el significado es claro) del símbolo /, y abandonar el símbolo ÷ al escribir expresiones algebraicas.

¿Por qué este signo que se iba abandonando ha reaparecido con tanto empuje que incluso ya se emplea en español? Una posible explicación se ilustra en la siguiente imagen:

Teclado de calculadora con div

Sí, es una calculadora. Eso podría explicar la situación en el inglés, aunque en los campos técnico-científicos siga siendo una forma marginal en comparación con la barra. Pero, ¿y en español?

Un posible factor es la aparición de este signo en algunos manuales recientes, como el Manual de estilo de la lengua española, de José Martínez de Sousa (que además da un origen incorrecto del signo) y el Manual de diseño editorial, de Jorge de Buen, a los que se une la Real Academia Española: en el apéndice 1.2 de la Ortografía, sobre símbolos no «alfabetizables», solo aparece el incorrecto ÷ para la división y omite por completo los signos correctos, que son : y / (aunque el primero debe considerarse anticuado). La influencia de la Real Academia es innegable, y esta introducción del signo ÷ en la Ortografía puede haber hecho un daño que, con suerte, podría repararse en la próxima edición, que ya se está empezando a preparar. El caso de Martínez de Sousa es interesante, porque en el Diccionario de ortografía técnica (1987) le da a ÷ el significado correcto de progresión aritmética (pág. 280) y solo introduciría el anglicismo en obras posteriores.

En resumen, se trata de un signo que es rechazado en el ámbito técnico y científico, que no está aceptado en las normas internacionales y que incluso en inglés apenas se usa más que en aritmética elemental y en las calculadoras. No tiene ningún sentido que se emplee en español en ningún caso.